barra head

Biden promete acabar con VIH para 2025

¬ŅES REALISTA ESTE OBJETIVO?

Joe BidenPresidente Biden (Foto: Shutterstock)

En la campaña del año pasado, Joe Biden se comprometió en las elecciones a acabar con la epidemia de VIH en Estados Unidos para 2025.

Es una mejora de cinco años respecto al objetivo del ex presidente Donald Trump de acabar con la epidemia para 2030. Ahora que Biden está en la Casa Blanca, ¿cómo de realista es ese objetivo?

En la actualidad, se calcula que 1,2 millones de personas viven con el VIH en EE.UU., y cada año se diagnostica a unas 40.000 personas como seropositivas. Esta cifra se ha mantenido bastante estable durante la última media docena de años.

Aunque la medicación antirretroviral ha convertido el VIH en una enfermedad manejable a largo plazo, la guerra contra el VIH continúa.

En 2014, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) estableció un objetivo para los países de 90-90-90 para 2020 en los esfuerzos por frenar el virus: Es decir, que el 90% de las personas con VIH diagnosticadas, el 90% de las diagnosticadas en tratamiento y el 90% de las que están en tratamiento estén suprimidas viralmente.

Algunos países lo han conseguido, como el Reino Unido y otras partes de Europa Occidental, lo que ha llevado a ONUSIDA a aumentar su objetivo a 95-95-95 para 2030.

Sin embargo, Estados Unidos sigue a la zaga.

Se estima que solo el 86% de las personas con VIH en Estados Unidos han sido diagnosticadas, y de ellas, solo el 65% estaban viralmente suprimidas o indetectables, según datos de 2018.

A pesar de ello, hay una cosa en la que la mayoría de los expertos están de acuerdo: Estados Unidos tiene las herramientas a su disposición para acabar con la epidemia.

ACTÚA YA: END AIDS es un grupo de acción comunitaria fundado por más de 20 organizaciones de lucha contra el VIH, como AIDS Alabama y la San Francisco AIDS Foundation, entre otras. El año pasado publicó una hoja de ruta para que Estados Unidos ponga fin a la epidemia de VIH.

Tal y como sugieren los objetivos 90-90-90, la clave está en conseguir que las personas con VIH sean diagnosticadas, reciban tratamiento y se supriman los virus. Una vez que esto sucede, no pueden transmitir el virus a otros, deteniendo efectivamente la transmisión en su camino.

Animar a los grupos de riesgo a someterse a pruebas periódicas, a seguir prácticas sexuales más seguras o a tomar la PrEP es otra parte del conjunto de herramientas. En los últimos meses también se han producido avances alentadores en el desarrollo de tratamientos a largo plazo contra el VIH y la PrEP, que pueden ser de gran ayuda.

También es vital educar a la gente en la idea de que U=U (indetectable = intransmisible) y luchar contra el estigma.

Sin embargo, esa hoja de ruta -que ocupa más de 130 páginas- también explica algunos de los retos particulares a los que se enfrenta Estados Unidos. Muchos de ellos se derivan de la desigualdad en el acceso a la atención sanitaria. Destaca cómo el VIH afecta a las comunidades negras y latinas peor que a otras, y cómo los estados del sur se ven afectados de forma desproporcionada.

Un informe de 2018 estimó que el 50% de los hombres negros homosexuales serán seropositivos a lo largo de su vida. Ese mismo año, los estadounidenses de raza negra representaron más del 40% de todos los nuevos diagnósticos de VIH a pesar de que solo representan el 13% de la población estadounidense. Las comunidades trans también se ven más afectadas que otras.

Para acabar con el VIH, hay que abordar las razones que lo provocan.

ACTÚA YA: END AIDS preguntó a los candidatos presidenciales el verano pasado sobre sus planes para abordar el VIH. La campaña de Biden dio respuestas extensas y completas, que abordaban muchos de los principales puntos de la hoja de ruta ya expuestos.

Se extendía por varias páginas, pero en resumen, prometía:

  • Actualizar la Estrategia Nacional contra el VIH/SIDA de la Administración Obama-Biden, y "financiar completamente el Programa Ryan White contra el VIH/SIDA".
  • "Plan para aprovechar la Ley de Atención Asequible dando a los estadounidenses más opciones, reduciendo los costes de la atención sanitaria y haciendo que nuestro sistema de salud sea menos complejo... permitiendo a los estadounidenses que no tienen seguro o que no les gusta su cobertura comprar una opción pública similar a la de Medicare".
  • Permitir a Medicare negociar precios más bajos con las empresas farmacéuticas, permitir a los consumidores comprar medicamentos recetados en otros países y mejorar el suministro de genéricos de calidad.
  • Abordar la crisis de los opioides, que está provocando la transmisión del VIH a través de agujas sucias.
  • Garantizar que los planes de salud federales proporcionen cobertura para la PrEP (profilaxis previa a la exposición) y la PEP (profilaxis posterior a la exposición).
  • Abordar el racismo sistémico que conduce a las desigualdades en materia de salud, y el impacto paralizante de la pobreza y la falta de vivienda. Y hacer frente al estigma del VIH.

Todos estos son grandes objetivos... Pero encontrar a alguien que se pronuncie y diga con seguridad que la epidemia de VIH será derrotada en los próximos cuatro años resulta una tarea más difícil.

Desde su toma de posesión en enero, los defensores de la causa se han sentido alentados por algunos de los nombramientos del presidente Biden, como el de la respetada investigadora del VIH/SIDA Rochelle Walensky, de la Facultad de Medicina de Harvard y del Hospital General de Massachusetts, para dirigir los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Sin embargo, al tomar posesión de su cargo, el otro obstáculo ha sido la pandemia de Covid-19.

De hecho, una solicitud de comentarios a la Casa Blanca para este artículo no obtuvo respuesta, mientras que un portavoz del NIAID (Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas) dijo que todos sus expertos estaban actualmente demasiado ocupados con Covid-19 como para hacer una declaración.

Edric Figueroa, coordinador de la coalición ACT NOW: Coordinador de la Coalición END AIDS, dijo que tenía "la esperanza de que el equipo de Biden-Harris y los designados por el CDC como Rochelle Walensky y Demetre Daskalakis (ambos aliados de la coalición) puedan tomar la dirección de los líderes del VIH cuando actualicen el plan federal EHE (Ending HIV Epidemic) para que los objetivos de 2025 sean alcanzables en todas las comunidades".

Subrayó que "no habrá fin a ninguna epidemia en Estados Unidos si no se eliminan las barreras estructurales a la atención sanitaria y se adopta un enfoque de derechos humanos que centre a las comunidades más afectadas por el VIH en la planificación y ejecución de las intervenciones de salud pública", y añadió que "los esfuerzos para ampliar la cobertura sanitaria a los estadounidenses más vulnerables son fundamentales".

"Un enfoque biomédico por sí solo no acabará con el VIH en las comunidades marginadas por las desigualdades estructurales".

Kelsey Louie, directora general del servicio de prevención del VIH y el sida más antiguo del mundo, el GMHC, adopta un tono ligeramente más optimista al afirmar que la nueva administración y el Congreso "han renovado mi esperanza de que podamos acabar con el VIH en Estados Unidos antes de que termine esta década".

"El presidente Biden ha reconocido que poner fin a la epidemia del VIH requerirá un enfoque integral que incluya abordar las desigualdades sanitarias que siguen alimentando las nuevas infecciones en las comunidades negras y latinas y entre las personas LGBTQ+, en particular las mujeres transgénero y no conformes con el género de color."

También aplaude el compromiso de Biden de aumentar el acceso a la atención sanitaria, a la PrEP y a la PEP, y espera que "el presidente siga tomando más medidas para acabar con la discriminación anti-LGBTQ+ que contribuye a la epidemia de VIH, como por ejemplo abogando por la aprobación de la Ley de Igualdad federal".

PrEP stops people acquiring HIVLa PrEP impide que las personas adquieran el VIH (Foto: David Hudson)

Entender la diferencia entre el enfoque biomédico (PrEP, medicación, pruebas periódicas del VIH) y el acceso a la atención sanitaria es un punto que surge una y otra vez cuando se habla con quienes trabajan en este campo.

Ruston Taylor es Director Senior de Servicios Clínicos de Farmacia y de Extensión de Legacy Community Health en Houston, Texas. Habla de la importancia del programa Ryan White y de por qué debe recibir una financiación adecuada.

"Creo que algo realmente importante para mí como farmacéutico es saber que el paciente tiene un hogar al que acudir. No puedo llevar medicamentos a alguien que no tiene hogar".

La Dra. Natalie Vanek es presidenta del Comité Asesor de Medicamentos para el VIH de Texas (el programa local de asistencia a los medicamentos para el sida/ADAP) y médica de la clínica insignia de Legacy Community Health en el distrito de Montrose de Houston. Dice que el objetivo de Biden de acabar con la epidemia de VIH para 2025 es un objetivo "elevado".

"Creo que es posible. Tenemos las herramientas disponibles. Sin embargo... no creo que sea necesariamente alcanzable. Es factible, pero va a requerir un esfuerzo hercúleo, en mi opinión.

"Necesitamos una financiación mucho más sólida para no dejar atrás a ninguna persona ni a ninguna comunidad.

"Tenemos que abordar las desigualdades que acompañan a esta epidemia".

Vanek dice que hay que hacer más para dirigirse a los que no tienen derecho al sistema sanitario o tienen problemas de confianza con los profesionales de la salud. Esto incluye a los inmigrantes recientes y otros grupos minoritarios.

"Es algo difícil de hacer. A veces no hay mucha confianza entre las comunidades y el proveedor de servicios sanitarios".

Vanek afirma que una forma de mejorar esto es implicar activamente a los grupos comunitarios en la planificación y la prestación de servicios sanitarios y educativos, pero también dice que Covid-19 ha hecho las cosas más difíciles.

"En cierto modo, [Covid] ha puesto de relieve las disparidades sanitarias porque ha demostrado que las personas de color sin derechos son las que más han sufrido, al igual que con el VIH.

"Actualmente, en Texas, nuestro programa ADAP (el Programa de Medicación del VIH de Texas), ha sufrido un déficit presupuestario de 52 millones de dólares, lo cual es devastador. Parte de ello se debe a que muchas personas han acudido al programa porque han perdido sus trabajos, debido a la epidemia de Covid.

"Afortunadamente, existe el Programa de Medicación del VIH de Texas para proporcionarles medicamentos, pero al mismo tiempo, tenemos que encontrar financiación para intentar cubrir ese aumento de los costes. Sé que no somos el único ADAP que pasa por eso".

Mark S. King es un activista del VIH, superviviente de larga duración y bloguero.

Al igual que Vanek, dice que el plazo de 2025 de Biden es un "objetivo elevado, una aspiración, pero ya tenemos cosas que lo están retrasando".

King también destaca la pandemia de Covid-19.

"Soy partidario de 'matar al caimán más cercano al barco'", dice. "Y ahora mismo, ese caimán es Covid. Nos han frenado. El enorme precio que vamos a tener que pagar financieramente, socialmente, económicamente, a Covid por nuestra criminal falta de atención en el último año, lo vamos a sentir durante mucho tiempo y nos va a hacer retroceder como país."

Al igual que todas las personas con las que habló , King subraya el hecho de que hay que hacer más por los más vulnerables para que haya alguna esperanza de acabar con la epidemia de VIH. Ya se siente alentado por el hecho de que el gobierno de Biden haya destinado dinero a la promoción de la Ley de Asistencia Asequible.

"Trump se aseguró de que no se gastara ningún dólar en un maldito anuncio publicitario o de Internet que dijera: 'Oye, la asistencia sanitaria está disponible si vas a healthcare.gov'. No hubo nada de eso. Ya Biden ha destinado dinero específicamente a la promoción de nuestro propio mercado sanitario. Esto es increíble. Estamos promoviendo el hecho de que tenemos esto".

King también tiene la esperanza de que tener un vicepresidente negro pueda ayudar.

"Estoy convencido de que Kamala Harris va a estar mirando por encima del hombro de Joe cada momento de los próximos cuatro años diciendo: 'No te olvides de los negros y los morenos. No olvides la justicia social. No olvides lo que nos ha traído hasta aquí'".

"Una vez que se aborda la justicia racial, que incluye el acceso a la atención sanitaria, el acceso a una vivienda asequible, la igualdad salarial... todas esas cosas tienen un efecto directo sobre el VIH. ¿Podemos abordar el racismo en Estados Unidos en los próximos cinco años y tenerlo todo resuelto? Por supuesto que no", dice King, sugiriendo que tal noción es ingenua. Sin embargo, afirma que los próximos cuatro años pueden servir para reparar "el daño de la administración Trump" y trabajar por una atención sanitaria equitativa para todos: "porque esa es la única manera en que podemos controlar la epidemia de VIH".

¬ŅY t√ļ que opinas?

Nombre:

¬ŅTe gusta? ¬°Punt√ļalo!

15 votos

Noticias relacionadas