barra head

¿No tener sexo es sano o tiene algún beneficio?

NO TENER RELACIONES SEXUALES NO ES RARO Y, DESDE LUEGO, NO DEBERÍA CONSIDERARSE RARO.

Two men in bed together, holding handsPosado de modelos (Foto: Shutterstock)

Hace poco envié un mensaje a un amigo para preguntarle cómo iban las cosas entre él y su nuevo hombre. Llevaban saliendo unos cuatro meses.

Resulta que las cosas no eran ideales. Mi amigo dijo que a su hombre le gustaba abstenerse del sexo durante períodos de tiempo, creyendo que "ayudaba con la mente y el cuerpo, etc.". Comprensiblemente, esto dejaba a mi amigo algo frustrado.

Mi primer pensamiento fue decirle: "Esa es una excusa de mierda. Este tipo no está tan interesado en ti".

En cambio, en esta ocasión, me mordí la lengua. En primer lugar, no quería molestar a mi amigo más de lo que ya estaba con un mensaje de texto contundente. En segundo lugar, pensé que era prudente no apresurarse a juzgar. No conozco a su novio ni sé si sus creencias son auténticas. Tal vez él cree honestamente cosas como esa.

¿Quizás él sabe algo que yo no sé?

Resulta que si lo hace, entonces sabe algo que nadie más parece saber. Si investigamos, es muy difícil encontrar pruebas de los supuestos beneficios de la abstención sexual. De hecho, un estudio tras otro ha descubierto lo contrario: los orgasmos regulares son buenos para la salud.

El sexo regular se ha relacionado con una presión arterial más baja, niveles de estrés más bajos, mejor sueño y un sistema inmunológico mejorado. Un estudio de 2017 descubrió que el sexo regular estaba relacionado con menos enfermedades cardíacas en las mujeres en la edad adulta.

Un estudio realizado en 2004 con 30.000 hombres fue noticia al descubrir que los hombres que eyaculaban más de 21 veces al mes tenían un menor riesgo de padecer cáncer de próstata que los que eyaculaban entre 4 y 7 veces al mes.

Los investigadores hicieron un seguimiento de los participantes en el estudio diez años después y comprobaron que los resultados iniciales seguían siendo válidos.

También se cree que las relaciones sexuales o la masturbación regulares ayudan a retrasar la aparición de la disfunción eréctil: Un caso de "úsalo o piérdelo", quizás.

Todo esto es un fuerte estímulo para seguir practicando el sexo, o dándose placer, con regularidad.

Por otro lado, no tener relaciones sexuales no es raro y, desde luego, no debería considerarse raro. Un estudio realizado en 2017 en EE. UU. reveló que el 15% de los hombres y el 27% de las mujeres no habían tenido relaciones sexuales en el año anterior, mientras que el 9% de los hombres y el 17,5% de las mujeres no lo habían hecho en los últimos cinco años.

Ambos grupos -los que tienen relaciones sexuales y los que no las tienen- declararon niveles similares de felicidad. Así pues, aunque las relaciones sexuales regulares pueden ayudar a reducir el estrés, no significa que prescindir de ellas lo aumente. Todo depende de la persona y de lo que quiera. Y hay ciertos momentos en la vida de todos en los que no es mala idea tomarse un descanso.

A pesar de estos estudios, todavía se oye hablar de la abstención sexual como algo elevado o noble. La leyenda cuenta que el boxeador Muhammed Ali estuvo seis semanas antes de un combate sin mantener relaciones sexuales, en la creencia de que eso mejoraba su rendimiento. Sin embargo, incluso estas nociones sobre el rendimiento deportivo han sido ampliamente desmentidas.

Una sesión media de sexo quema aproximadamente la misma cantidad de calorías que subir dos tramos de escaleras. Incluso puede aumentar los niveles de testosterona en los hombres, lo que según algunos científicos mejora el rendimiento deportivo.

Dada toda esta evidencia consistente sobre los beneficios del sexo y el orgasmo, las ideas sobre la abstinencia pueden tener su origen en algo más: la creencia de que demasiado sexo es malo, pecaminoso o sucio.

"Este puede ser un tema cargado, especialmente para los hombres homosexuales, cuando el sexo puede tener una historia de estigma y vergüenza", dice a Queerty Jeff Levy, un psicoterapeuta gay con sede en Chicago.

"Cuando los hombres homosexuales navegan por la salida del armario y viven la vida de una manera que se siente más integrada y auténtica, sugerir a alguien que se abstenga de tener relaciones sexuales puede resonar con antiguos sentimientos de culpa y vergüenza".

¿Se puede tener demasiado sexo?

Levy dice que no le parece "necesariamente productivo sugerir la abstinencia", pero que hablar de la frecuencia sexual con un cliente es algo que se puede explorar.

"Podría explorar con un cliente las consecuencias positivas y negativas de la frecuencia con la que mantiene relaciones sexuales.

"A veces, al tener este tipo de discusión, los hombres ven por sí mismos que la frecuencia y/o la naturaleza de su actividad sexual merecen un cambio, y llegar a esta conclusión por sí mismos es mucho más productivo y es menos probable que el cliente se sienta "avergonzado" por su terapeuta."

Hoy en día, los psicólogos y consejeros reputados no utilizan el término "adicto al sexo" ni se refieren al sexo como una adicción.

Dicho esto, un terapeuta puede ayudar a alguien si su vida sexual "ha empezado a afectar a otras áreas de la vida de forma imprevista y problemática", dice Levy.

"Por ejemplo, si alguien ha tenido múltiples ITS, se ha puesto en situaciones peligrosas para conectar con alguien sexualmente, o ha dejado de realizar otras actividades que antes disfrutaba para tener sexo, podría tener una conversación sobre hasta qué punto esto le parece sostenible".

Dominic Davies es un psicoterapeuta afincado en Londres, y fundador de Pink Therapy: una red de terapeutas respetuosos con el colectivo LGBTQ. Está de acuerdo en que si la cantidad de sexo que alguien tiene está provocando consecuencias negativas, es algo que merece la pena explorar.

"Si tu pene o tus pelotas están doloridos por el uso compulsivo, por el sexo en pareja o la masturbación, dale un descanso", dice Davies, a modo de ejemplo.

"A veces los chicos se colocan tanto en los chillouts de chemsex que pueden no darse cuenta del dolor y el daño que están causando a su equipo sensible. A veces los chicos pueden recurrir a la masturbación para aliviar su depresión, soledad o aburrimiento y se exceden. Si esto ocurre, se recomienda dar un respiro".

También señala que algunas personas pueden incluir la abstinencia como parte de sus fantasías sexuales.

"A algunos chicos que se dedican al Kink les gusta pasar tiempo encerrados en una jaula de castidad como una forma de sentirse controlados por su pareja o tal vez para concentrarse en poder llegar al orgasmo a través de la estimulación de la próstata. Si esto es voluntario y no por períodos prolongados, entonces esto es bastante seguro".

También dice que "algunos chicos descubren que si retiran la masturbación durante unos días antes de tener sexo en pareja, se sienten más excitados y producen una carga decente."

Sin embargo, señala que, en general, no se le ocurren buenas razones para abstenerse de mantener relaciones sexuales. Si estás intentando tener un bebé a través de una clínica o de un vientre de alquiler, algunos expertos en fertilidad creen que eyacular cada dos o tres días puede aumentar el número de espermatozoides. Otros afirman que eyacular a diario no influye en la calidad del esperma.

Obviamente, si te diagnostican una infección de transmisión sexual y te aconsejan no tener relaciones sexuales mientras te sometes a un tratamiento, es una buena razón para disfrutar de la masturbación en solitario únicamente. Esa es la forma segura de no transmitir esa infección a otra persona.

Sin embargo: "Si le aconsejan que deje de hacerlo como parte de un plan de tratamiento para la 'adicción al porno o al sexo', sepa que ya se han realizado muchos estudios de investigación que refutan la existencia del porno o del sexo como proceso adictivo, y que probablemente se está creyendo una mierda moralista de vergüenza sexual que dice que la masturbación es perjudicial", dice Davies, sin rodeos.

Levy añade que, más que el sexo en sí mismo sea problemático, se encuentra con algunos hombres cuya búsqueda de sexo puede hacer saltar las alarmas. Hombres que "pasan un tiempo desmesurado en las redes sociales o en aplicaciones diseñadas para ligar". En estos casos, la actividad sexual no es necesariamente el problema, sino que estar pegados a sus teléfonos o tabletas en busca de sexo es más problemático".

"En ocasiones he sugerido estrategias para reducir el tiempo de pantalla sin sugerir la abstinencia de la actividad sexual".

Me puse en contacto con mi amigo un par de semanas más tarde para ver cómo le va y decirle que no hay ninguna razón de peso para abstenerse del sexo.

Lamentablemente, me dice que su nuevo novio lo dejó.

Tal vez debería haberle advertido que, después de todo, "no le gustas tanto".

¿Te gusta? ¡Puntúalo!

4 votos

Noticias relacionadas