barra head

Deportistas olĂ­mpicos denuncian la transfobia hacia Laurel Hubbard

EL CLAVADISTA OLĂŤMPICO ANTON DOWN-JENKINS HA HABLADO SOBRE ELLO

El clavadista olímpico Anton Down-Jenkins denuncia la

El clavadista olímpico Anton Down-Jenkins ha criticado la "desagradable" cobertura mediática de su compañera neozelandesa Laurel Hubbard.

Hubbard, levantadora de pesas, hizo historia en agosto al convertirse en la primera mujer trans que compite en los Juegos Olímpicos.

Aunque su aparición fue celebrada por muchas personas LGBT+, otras muchas aprovecharon la oportunidad para argumentar que las mujeres trans no deberían poder competir en el deporte profesional.

El discurso de los medios de comunicación fue implacable: algunos periódicos calificaron erróneamente a Hubbard y la nombraron como muerta, mientras que otros publicaron artículos denigrantes centrados en su transición.

En una entrevista con la revista Attitude, Down-Jenkins arremetió contra los comentarios transfóbicos de los medios de comunicación en torno a Hubbard.

"Fue realmente difícil leer muchas cosas sobre ella porque era muy desagradable, y no puedo imaginar cómo eso habría afectado a su salud mental y a su rendimiento de cara a los Juegos Olímpicos", dijo.

Anton Down-Jenkins, que es gay, continuó explicando que se considera afortunado porque no ha encontrado ninguna homofobia en el deporte.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Anton Down-Jenkins (@antondownjenkins)

Down-Jenkins añadió que la "educación" es esencial cuando se trata de deportistas LGBT+.

"Muchos órganos de gobierno del deporte podrían hacer un mejor trabajo de educación en temas como la inclusión".

Los comentarios de Down-Jenkins se producen después de que Laurel Hubbard se despidiera de los Juegos Olímpicos sin medalla al no poder levantar 125 kg en la categoría de halterofilia de más de 87 kg.

Aunque Hubbard no se fue a casa con una medalla, pasó a formar parte de la historia del deporte trans en unas Olimpiadas en las que compitió un número récord de atletas LGBT+.

En Tokio fue ovacionada, lo que contrasta con los comentarios de los medios de comunicación, a menudo virulentos, a los que se enfrentó en la fase previa a los Juegos Olímpicos.

Aunque su aparición en los Juegos Olímpicos fue significativa, Hubbard dijo después que no creía que debiera considerarse "histórica".

"A medida que avanzamos hacia un mundo nuevo y más comprensivo, la gente empieza a darse cuenta de que las personas como yo son sólo personas. Somos humanos y, como tales, espero que el mero hecho de estar aquí sea suficiente", declaró a Newshub.

"Todo lo que he querido como atleta es que me consideren como tal".

Aunque la aparición de Hubbard en los Juegos Olímpicos puso el foco en su género, no fue ni mucho menos la primera vez que se enfrentó a un escrutinio injusto.

De hecho, Hubbard ha sido abierta a lo largo de su carrera en la halterofilia sobre la transfobia a la que se ha enfrentado. En declaraciones en 2017, dijo: "La gente cree en lo que cree y cuando se les muestra algo que quizá es nuevo y diferente a lo que conocen, es instintivo ponerse a la defensiva".

Añadió: "Mira, realmente no puedo hablar por otras personas y por lo que sienten, y lo que piensan, y lo que creen, y realmente no es mi trabajo cambiar lo que piensan, lo que sienten o lo que creen, pero sólo espero que miren el panorama general en lugar de sólo confiar en lo que su instinto les haya dicho".

CategorĂ­as:

ÂżY tĂş que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas