barra head

La Rep├║blica Checa no reconoce a las personas no binarias

EL ALTO TRIBUNAL HA NEGADO EL CAMBIO DE IDENTIFICACIÓN

Los tribunales checos dan una patada a la lata sobre el reconocimiento legal de las personas no binarias

Un alto tribunal de la República Checa se ha negado a permitir que una persona no binaria cambie su identificación estatal para reflejar su identidad de género.

El Tribunal Constitucional checo dictaminó el martes (21 de junio) que los tribunales no tienen poder para cambiar esto, sino que depende de los parlamentarios.

El demandante esperaba cambiar lo que consideraba el marcador de género de su rodné ─Źíslo, un número único de 10 dígitos asignado a cada persona que vive en el país centroeuropeo, por "neutral".

El rodné ─Źíslo es una parte vital de la vida checa. Se otorga al nacer y es necesario para solicitar un empleo, acceder a programas de asistencia social y sanitaria y pagar impuestos.

El rodné ─Źíslo del demandante dice que son legalmente hombres, argumentaron. Dijeron que el Departamento de Actividades Administrativas, que asigna los rodné ─Źíslos y que forma parte del Ministerio del Interior, al negarse a modificar su número de nacimiento violaba sus derechos constitucionales.

El demandante había presentado un recurso ante el Tribunal Constitucional después de que tanto el Tribunal Supremo Administrativo como el Tribunal Municipal de Praga dictaminaran que no pueden modificar su rodné ─Źíslo de ninguna manera.

En un golpe contundente a los derechos no binarios, la jueza Milada Tomková argumentó que el número no tiene ningún marcador de género.

De acuerdo con la Ley de Registro de Población, sólo pueden expedirse dos formularios de rodné ─Źíslo a las personas: uno en el que figura la fecha de nacimiento normal de la persona y otro en el que se añade un 50 a la parte del mes.

El artículo 13 de la Ley de Población especifica que "para las mujeres, [aumenta el código] en 50". Sin embargo, Tomková dijo que, técnicamente hablando, los números no revelan la identidad de género de una persona. La razón por la que la gente puede pensar esto es por la visión "binaria" del género que se tiene en la República Checa.

Los tribunales checos dan una patada a la lata sobre el reconocimiento legal de las personas no binarias

"Sin embargo, esto se debe a la comprensión binaria generalmente aceptada de la existencia humana en la República Checa, y no al número de nacimiento en sí, que no es intrínsecamente masculino", afirma la sentencia.

Incluso si el demandante se convierte en legalmente no binario, su rodné ─Źíslo no necesitaría ser modificado, dijo Tomková.

La sentencia culmina el exhaustivo esfuerzo de la demandante para que el Estado la reconozca legalmente como no binaria.

Después de que los administradores se negaran a expedirles un nuevo rodné ─Źíslo, presentaron otra moción ante los tribunales para que se deroguen las disposiciones del Código Civil y de la Ley de Servicios Sanitarios que dicen que para que una persona trans sea reconocida legalmente como de su género debe someterse a algún tipo de cirugía de afirmación del género.

El demandante también solicitó la anulación del artículo 13 de la Ley de Registro de Población.

La Sala Segunda del Tribunal Constitucional remitió el caso al Pleno. La asamblea de magistrados del tribunal desestimó al demandante en marzo, diciendo que su caso "no estaba bien fundado".

Los jueces dijeron que "no está claro lo que pretende el demandante, ya que ni siquiera puede decidir si se considera hombre o mujer".

Sólo si la sociedad abandona la idea de que el género es "binario" y se aprueban nuevas leyes del Parlamento de la República Checa que lo reflejen, podría considerarse un tercer marcador de género para el documento de identidad emitido por el Estado, concluyeron los jueces. Los tribunales deben permanecer "imparciales" hasta entonces.

La República Checa se considera generalmente un abanderado de los derechos LGBTQ+ en el bloque oriental. Aunque la ley no contempla derechos emblemáticos como la igualdad matrimonial y las adopciones por parte de personas del mismo sexo, la legislación checa prohíbe totalmente la discriminación contra el colectivo LGBTQ+ y el público acepta cada vez más a las personas queer.

Pero los activistas han advertido de que la nación corre el riesgo de caer en el fanatismo como Polonia y Hungría. Los políticos siguen rechazando los llamamientos a la prohibición de las terapias de conversión y otras cuestiones de igualdad LGBTQ+, y otros consideran a los homófobos en jefe, como el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki y el líder húngaro Viktor Orbán, como "modelos a seguir".

┬┐Y t├║ que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas