barra head

No hay ninguna raz贸n de peso para prohibir a las mujeres trans el deporte

LA CIENCIA Y LOS EXPERTOS RESPONDEN

No hay ninguna razón de peso para prohibir a las mujeres trans el deporte, según la ciencia y los expertos

Si hay algo seguro en este mundo caótico, es que los científicos saben que no hay ninguna razón real para prohibir a los atletas trans de los deportes.

Decenas de estados norteamericanos han intentado este año prohibir el acceso de las mujeres trans a los deportes, mientras que el primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó el miércoles (6 de abril) que los "machos biológicos" no deberían competir contra las mujeres cisgénero.

El enojoso debate sobre las personas trans que dan patadas a un balón o corren durante unos segundos se ha ido apoderando de las mentes de legisladores y expertos.

Sin embargo, aunque la investigación es todavía escasa en este ámbito, los grupos de defensa y muchos órganos de gobierno del deporte están generalmente de acuerdo en que las personas trans que practican deportes no son un problema.

Al fin y al cabo, el deporte es injusto. Algunos atletas tienen ventajas naturales, como la altura, mientras que otros tienen acceso a mejores entrenamientos y recursos.

Las prohibiciones antitransgénero invitan a la "policía de género", dicen los activistas

En su mayoría, las mujeres trans necesitan someterse a una terapia hormonal durante al menos un año para completarla. Incluso entonces, la testosterona, asociada desde hace tiempo a la fuerza, ni siquiera es la razón de algunas diferencias de rendimiento en primer lugar, según han sugerido los estudios.

El año pasado, por ejemplo, el Comité Olímpico Internacional publicó nuevas directrices que decían que no es necesario que las mujeres trans bajen su testosterona para competir contra las mujeres cisgénero.

El marco también se aplica a las mujeres con diferencias en el desarrollo del sexo, como Caster Semenya, la corredora de 800 metros a la que el Atletismo Mundial le ha dicho que sólo puede competir si altera sus hormonas naturales.

No es de extrañar que la carrera de Semenya se haya visto afectada, según la Unión Americana de Libertades Civiles, ya que "excluir a las mujeres que son trans perjudica a todas las mujeres".

"Invita a una vigilancia de género que podría someter a cualquier mujer a pruebas invasivas o a acusaciones de ser 'demasiado masculina' o 'demasiado buena' en su deporte para ser una mujer 'de verdad'", dijo el grupo de defensa en un comunicado.

No hay ninguna razón de peso para prohibir a las mujeres trans el deporte, según la ciencia y los expertos

Los efectos de esto ya se pueden ver. Según la Encuesta Trans de EE.UU., el 22% de las mujeres trans que fueron percibidas como tales en la escuela sufrieron tantos abusos que tuvieron que abandonar la escuela por ello.

La ACLU dijo que la mayoría de los esfuerzos, ya sea por parte de algunos reguladores deportivos o de los legisladores, para prohibir a las mujeres trans en el deporte se basan en su gran mayoría en mitos "perjudiciales".

Aunque las investigaciones sugieren que algunas mujeres trans tienen ventajas fisiológicas residuales, los pocos atletas trans que compiten en deportes de alto nivel cuentan una historia diferente.

Un análisis realizado por The Independent ha revelado que Lia Thomas, cuya mera existencia se ha convertido en una guerra cultural como nadadora universitaria, no tiene una ventaja injusta sobre las mujeres cis.

No ha batido tantos récords como los expertos quieren hacer creer, según el análisis, y sus tiempos están a menudo a la par de los de las mujeres cis, y muy por debajo de los de los hombres cis.

En el deporte universitario femenino estadounidense compiten unas 200.000 atletas. De ellas, según estimaciones de un investigador, hay unas 50 personas trans.

Caster Semenya: Los organismos deportivos que excluyen a las mujeres trans están "en el lado equivocado de la historia

Médicos, académicos y psicólogos deportivos, por su parte, dijeron a ALCU que tales prohibiciones hacen saltar un aparente problema que no existe y, al hacerlo, fomentan la división dentro del deporte.

Destacan que el sexo puede variar mucho de una mujer a otra: no hay una única forma de ser de una mujer.

Muchos de los que se manifiestan a favor de la prohibición de los deportistas trans gritan que el género se define por el sexo biológico. Pero los científicos llevan mucho tiempo diciendo que el sexo biológico no es tan sencillo y que no hay un único factor biológico que defina el sexo de una persona.

"La composición genética y la anatomía reproductiva interna y externa de una persona no son indicadores útiles del rendimiento deportivo", dijo el Dr. Joshua Safer.

"No hay ninguna razón inherente por la que sus características fisiológicas relacionadas con el rendimiento deportivo deban ser tratadas de forma diferente a las características fisiológicas de una mujer no transgénero".

Incluso cuando las supuestas ventajas de los atletas trans son pregonadas por los críticos, cuando se trata de deportes de élite, es casi inevitable que un atleta de alto nivel tenga una ventaja sobre sus compañeros.

Michael Phelps es un ejemplo de libro de texto de esto, dicen los investigadores. El altísimo nadador tiene una envergadura de 1,80 metros, una talla de 14 pies y produce la mitad de ácido láctico que sus competidores, lo que le da una resistencia casi sobrehumana.

En realidad, no existen directrices uniformes sobre la elegibilidad de las mujeres trans en el deporte; algunos organismos rectores tienen incluso consejos contradictorios.

Muchos órganos de gobierno exigen a los atletas trans que se sometan a algún tipo de supresión hormonal durante un determinado número de años. Pero se trata de una exigencia que las Naciones Unidas consideran "innecesaria, humillante y perjudicial".

El consejo advirtió a los responsables del deporte "que se abstengan de desarrollar y aplicar políticas y prácticas que obliguen, coaccionen o presionen de cualquier otro modo a las mujeres y niñas deportistas a someterse a procedimientos médicos innecesarios, humillantes y perjudiciales para participar en eventos femeninos en deportes de competición".

Stonewall recomendó que el deporte adopte un enfoque "caso por caso" para regular la participación de las personas trans en el deporte.

La Federación Internacional de Medicina del Deporte, que representa a 125.000 médicos en 117 países, está de acuerdo.

Dado que hay pocos datos sobre las aparentes ventajas que tienen las mujeres trans, la comisión sugirió el año pasado que cada deporte se regule a sí mismo en lugar de prohibir totalmente a las mujeres trans en el deporte de competición.

"Excluir a las mujeres atletas o poner en peligro nuestra salud sólo por nuestras capacidades naturales sitúa al Atletismo Mundial en el lado equivocado de la historia", dijo Semenya en 2020 al llevar su exclusión al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

"Seguiré luchando por los derechos humanos de las atletas, tanto en la pista como fuera de ella, hasta que todas podamos correr libres tal y como hemos nacido.

"Sé lo que es correcto y haré todo lo que pueda para proteger los derechos humanos básicos, para las jóvenes de todo el mundo".

1 Comentarios

Antonia Gallego Mateos

April 13, 2022, 11:13 p.m.

La ignorancia es atrevida,y no se dan cuenta del da帽o que ejercen sobre las mujeres transg茅nero o transexuales. Hay que estudiar caso por caso

驴Y t煤 que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas