barra head

En defensa de Thor: el amor y el trueno como obra maestra queer

TAIKA WAITITI HA HABLADO EN MUCHAS OCASIONES SOBRE LA REPRESENTACIÓN EN EL CINE

En defensa de Thor: el amor y el trueno como obra maestra queer

En una proyección anticipada de Thor: Amor y Trueno, el último estreno cinematográfico de Marvel, el actor, director y guionista Taika Waititi describió la película como "supergay", al igual que la estrella Natalie Portman, para alegría de los fans maricas de todo el mundo.

Sin embargo, Waititi y Portman no tardaron en enfrentarse a las reacciones del público, que se sintió defraudado por una película que prometía una amplia representación de los homosexuales, pero que no cumplió con sus expectativas.

Sin embargo, aunque Amor y Trueno no es una película explícitamente queer, se esfuerza por incluir y normalizar la existencia de personajes queer dentro de la narrativa sin fetichizarlos. Y aunque esto sea lo mínimo que deberíamos esperar, parece revolucionario para el cine convencional. Claro que no todo son banderas arco iris y desfiles del orgullo, pero tampoco lo es la vida cotidiana de los maricas.

Valkiria coquetea abiertamente con otras mujeres. Nos enteramos de que el pueblo de Korg, los Kronans, tiene esencialmente un solo género y concibe tomándose de las manos sobre un volcán. Y conocemos a su marido. Cuando el hijo de Heimdall, Axl, pasa de tener un nombre masculino a uno femenino, la queja de Thor se refiere al origen étnico del nombre, no a su género.

Pero todo esto nos lleva a una cuestión mucho más interesante: ¿qué es lo que cuenta como una buena representación queer en el cine? ¿Qué es la homosexualidad? Y, tal vez lo más importante, ¿qué aspecto tiene cuando la homosexualidad es interseccional y no se limita a estereotipos como las drag queens y los jóvenes blancos y delgados?

La respuesta a todas estas preguntas es, por supuesto, extremadamente polifacética y llena de matices. También es poco probable que todos estemos de acuerdo, especialmente porque la homosexualidad no es una sola cosa. Las personas queer son personas maravillosamente diversas, con distintas experiencias y opiniones sobre lo que significa ser queer, y con distintas relaciones con la identidad, el cine y la representación.

Una de las muchas cosas encantadoras de las películas de Waititi es que se esfuerzan por imaginar personajes complejos. Y sus dos películas de Thor, a pesar de lo que podría argumentar el colega medio de Marvel (aparentemente las comedias no pueden tener profundidad y los superhéroes no pueden ser complicados), no son una excepción.

Waititi ya ha hablado antes de su opinión sobre la representación queer en las superproducciones al estilo de Marvel, argumentando que "lo bueno de [incluir personajes queer] en estas películas... es que son películas convencionales en las que podemos ver esto y está normalizado."

Dijo que esta inclusión normalizada de personas e identidades queer en las películas convencionales significa que "mucha más gente lo va a ver y va a empezar a entender que [ser queer e incluir a personas queer en el cine está] bien".

La verdadera genialidad de Amor y Trueno como obra maestra del cine queer no está en lo que dice sobre las identidades queer, sino en lo que no dice. En Love and Thunder nunca se habla abiertamente de la homosexualidad como tal.

Para los personajes que son maricones, se trata de una parte más de su identidad, y representan la mariconería de la misma manera que sus homólogos heterosexuales representan su propia sexualidad: de forma natural y sin alardes.

Los personajes queer no están ahí sólo para ser maricones y dar un barniz de diversidad. Tienen vidas enteras de las que ser queer es sólo una parte. No sienten la necesidad de discutirlo o defenderlo porque son aceptados como lo que son sin ninguna duda.

A diferencia de la mayoría de los personajes queer en los medios de comunicación convencionales que no son explícitamente queer, consiguen ser seres humanos completos. Son personas reales con complejidad, no representaciones vacías de estereotipos de la homosexualidad.

Eso no quiere decir que el cine que se centra en las identidades queer no sea también importante. Necesitamos historias que traten explícitamente de la experiencia de ser gay, en las que se hable de la homosexualidad y ésta sea el centro de la trama. A veces, la homosexualidad tiene que ser el tema principal. Pero también necesitamos películas como Love and Thunder, en las que se permite a los maricas simplemente serlo.

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Categorías:

Noticias relacionadas