barra head

Las organizaciones de derechos humanos defienden a la comunidad LGBTQ+ del LĂ­bano

LA ESPERANZA POR LAS PERSONAS LGTB+ SE AGOTA

Homofobia en Líbano: La comunidad homosexual

Para Amal -nombre ficticio-, que vive en una zona rural del Líbano, el aumento de la retórica anti-LGBTQ+ en el país la ha llenado de temor por su propia seguridad y la de los demás.

En declaraciones sobre la situación de las personas LGBTQ+ libanesas, habló de la "angustia" que siente por los miembros de su comunidad que "son golpeados por el mero hecho de existir" por quienes "intentan erradicarnos".

La creciente ola de hostilidad en el país ha incluido un ataque a un bar gay de Beirut por parte del grupo extremista cristiano Jnoud El-Rab (Soldados de Dios), discursos homófobos de los dirigentes del país, la prohibición del juego de mesa Snakes & Ladders (Serpientes y Escaleras), por tener aparentemente los colores del arco iris, y la censura de la película Barbie.

Sin embargo, esta situación no siempre ha sido así, y el aumento de la violencia contra las personas LGBTQ+ habla de una guerra cultural avivada por figuras prominentes del país para distraer la atención de los problemas nacionales.

A pesar de sus leyes conservadoras y las actitudes negativas de la sociedad, Líbano se considera desde hace tiempo un refugio relativamente seguro para las personas LGBTQ+ en Oriente Medio.

A diferencia de muchas otras naciones de la región, la comunidad LGBTQ+ del Líbano pudo ser visible. La gente podía reunirse en bares gay y ver espectáculos de drags, mientras que el Orgullo de Beirut -el único Orgullo LGBTQ+ del mundo árabe- vio marchar a 4.000 personas en apoyo del amor, la aceptación y los derechos humanos en 2017.

Sin embargo, en las últimas semanas y meses, los políticos libaneses, los líderes religiosos y los grupos de vigilancia parapolicial han tratado de reprimir las libertades de las personas queer, dando lugar a un vitriolo, acoso y violencia cada vez más escandalosos hacia una comunidad a la que acusan de ser una "importación occidental".

Aunque las relaciones entre personas del mismo sexo no están explícitamente tipificadas como delito en el artículo 534 del Código Penal libanés -en anteriores sentencias judiciales históricas se afirmaba que estas relaciones consentidas no eran ilegales-, la ley castiga "cualquier relación sexual contraria al orden natural" y se utiliza para acosar a las personas LGBTQ+ mediante detenciones injustas y exámenes intrusivos.

En julio, miembros del parlamento libanés presentaron un proyecto de ley que despenalizaría de hecho la homosexualidad. Sin embargo, los diputados que apoyaron esta iniciativa se enfrentaron a una campaña de acoso en Internet que hizo que un político retirara su firma.

En respuesta, el ministro de Cultura y otro político presentaron una legislación que ilegalizaría específicamente los actos homosexuales, además de tipificar como delito la "promoción de la homosexualidad".

Lebanese LGBT people rally in Beirut in 2013

La represión de la población LGBTQ+ en Líbano se produce en una época de conflictos políticos y económicos sin precedentes.

El país se encuentra actualmente sumido en una crisis económica de cuatro años -a la que se sumaron la pandemia del COVID-19 y la mortífera explosión del puerto de Beirut en 2020- que ha provocado la pérdida de más del 90% del valor de la moneda local, una contracción del producto interior bruto del 40% y una inflación galopante que ha sumido a millones de personas en la pobreza.

Políticamente, Líbano lleva casi un año en punto muerto y sin presidente, tras una docena de sesiones parlamentarias fallidas para elegir a un nuevo jefe de Estado.

Esta situación ha llevado a muchos a considerar la repentina oleada de hostilidad del país hacia las personas LGBTQ+ como un intento de distraer a la opinión pública de sus propios problemas y de los de la nación.

En declaraciones a Associated Press en julio, Tarek Zeidan, director ejecutivo de Helem, grupo de defensa de las personas LGBTQ+, afirmó que una declaración del Ministerio del Interior contra esta comunidad pretendía enfrentar a los libaneses entre sí.

"Estaba muy claro que se trataba de una decisión deliberada para crear pánico moral y desviar la atención del desastre político y económico general que es el Líbano actual", afirmó Zeidan.

Amal se hizo eco de estas preocupaciones: "Están utilizando el alarmismo para hacer sentir a la gente que la comunidad queer es una amenaza para ellos.

"Nos quitan nuestros derechos con el pretexto de 'proteger la unidad familiar', 'preservar nuestra moral y valores religiosos', [diciendo] 'la homosexualidad acabará con nuestra sociedad' y 'es Occidente el que intenta destruir nuestro país trayendo esta ideología aquí', y la gente les cree".

Además, señaló que las personas LGBTQ+ también han buscado mayores derechos y ser más visibles en Líbano, por lo que cree que las figuras de autoridad "decidieron que no, que no, que no quieren que las personas queer estén en la imagen pública".

Pero añadió: "No se trata sólo de personas queer. Ellos [Hezbolá, partido político y grupo militante islamista chií libanés] quieren limitar los derechos de todo el mundo".

Afirmó que "Hezbolá quiere hacer de Líbano un país similar a Irán", que recientemente reprimió las libertades sociales y políticas de su propia población tras las protestas masivas que siguieron a la muerte de Mahsa Amini en septiembre de 2022.

"Intento decirle a la gente que, aunque no apoyen a la comunidad homosexual, tienen que preocuparse por esto, porque cuando acaben con nosotros, pasarán a las mujeres... a otras personas del país. Pero es como, a nadie le importa.

"Utilizan a los homosexuales, porque saben que a nadie le va a importar".

Sin esperanza

Amal preguntó a sus amigos cómo les afecta la situación actual, y muchos están asustados.

Una de ellas le dijo que "se asusta y se angustia mucho" cuando se producen incidentes violentos contra la comunidad, por lo que evita las noticias.

"Ni siquiera quiere saber qué está pasando, le da mucho miedo", dice Amal.

Otro amigo describió sus sentimientos de completa "desesperanza", diciendo que han llegado a un punto en el que "ya no quieren luchar".

dijo Amal: "Es muy triste porque lo único que podemos hacer ahora es intentar luchar contra lo que está pasando".

Algunas personas han adoptado la actitud de que "ya estamos acostumbrados, no nos importa", pero "en su mayoría, todo el mundo está asustado y [no sabe] qué hacer", añadió.

Amal hizo un llamamiento a la gente de fuera del Líbano para que donara dinero a organizaciones como Helem, como forma de ayudar a la comunidad.

Espera que hablando con editores de noticias de fuera de Líbano pueda difundir el mensaje de lo que está ocurriendo en el país y -quizás- pedir cuentas al gobierno.

El aumento de la atención internacional sobre la retórica anti-LGBTQ+ en Líbano podría hacer que los dirigentes del país "dudaran más a la hora de quitarnos nuestros derechos", pero describiéndolos como realmente brutales, admitió que "probablemente no les importará".

Las organizaciones de derechos humanos defienden a la comunidad LGBTQ+ del Líbano

Las organizaciones de derechos humanos han condenado la retórica cada vez más contraria a la comunidad LGBTQ+ en Líbano, y los principales organismos internacionales y grupos de defensa de los derechos humanos han pedido al país que ponga fin a la estigmatización política y social de esta comunidad.

"A medida que Líbano se hunde más en la crisis, las autoridades reprimen los derechos de las personas LGBTI y permiten la violencia incontrolada contra ellas", afirmó Rasha Younes, de Human Rights Watch.

"Las autoridades libanesas deben desechar inmediatamente las leyes propuestas contra la comunidad LGBTI y poner fin a los continuos ataques contra las libertades básicas".

Por su parte, Wadih Al-Asmar, presidente del Centro Libanés de Derechos Humanos, afirmó que el gobierno está "socavando los derechos básicos" mientras "no promulga reformas económicas y judiciales urgentes".

Y añadió: "Los derechos LGBTI son derechos humanos fundamentales. Sofocarlos como excusa para mantener marginada a una parte de la sociedad con el falso pretexto de la llamada moral pública va en detrimento de los derechos humanos de todos".

Y la directora regional adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África, Aya Majzoub, describió el ataque contra el bar Madame Om, acogedor para las personas LGBTQ+, a finales del mes pasado como una "escalada alarmante... que siguió a declaraciones preocupantes de políticos y religiosos de alto nivel".

Majzoub continuó: "La Constitución libanesa garantiza la igualdad, la libertad de expresión y la libertad de reunión para todos, y estos derechos deben respetarse. Lo ocurrido en Madame Om ofreció una señal ominosa de cómo se está deteriorando la situación de las personas LGBTI en el país.

"Las autoridades libanesas deben dejar inmediatamente de crear un entorno propicio para que se perpetúen la discriminación y la violencia contra la comunidad LGBTI. Fundamentalmente, el gobierno debe garantizar que todo el mundo está protegido frente a la violencia, independientemente de su identidad de género u orientación sexual."

ÂżY tĂş que opinas?

Nombre:

CategorĂ­as:

Noticias relacionadas