barra head

Los activistas homosexuales rusos no renuncian a su lucha

"SEGUIREMOS HACIENDO PROPAGANDA LGBTQ+"

Los activistas homosexuales rusos no renuncian a su lucha:

Hace dos meses que Vladimir Putin promulgó una ley que amplía la prohibición de la "propaganda" LGBTQ+, y ya se están viendo sus efectos.

La nueva legislación, firmada el 5 de diciembre, amplía significativamente el alcance del proyecto de ley de 2013 que prohibía compartir información relacionada con LGBTQ con menores en medios de comunicación, publicidad, películas o redes sociales, ampliándolo a todas las edades.

Las autoridades rusas han presentado la represión de las personas queer como parte de su lucha para proteger al país de la "influencia occidental". Además de la ampliación de la ley de propaganda LGBTQ+, que fue respaldada por el Parlamento ruso, la Duma, también se está utilizando una nueva y opresiva ley de "agentes extranjeros" para reprimir la libertad de expresión.

Aleksandr Voronov, director ejecutivo del grupo LGBTQ+ Coming Out, explica cómo muchas personas LGBTQ+ rusas huyeron del país "incluso antes de la guerra y de toda esta legislación".

Activists stand side-by-side during a protest holding up rainbow LGBTQ+ flags in Russia

Ahora son aún más los que deciden huir, pero sigue habiendo un "número alucinante" de organizaciones LGBTQ+ que "siguen trabajando dentro de Rusia, en todo el país".

Muchas de las que aún quedan en el país operan "en silencio", afirma Voronov. Para muchos, especialmente los que viven fuera de grandes ciudades como Moscú y San Petersburgo, actúan como salvavidas, ofreciendo ayuda y haciendo que la gente "sienta que no está sola".

Otros grupos, como Coming Out, han decidido "salir del país y hablar lo más alto posible".

Voronov huyó de Rusia a principios de año ante el aumento de la persecución y la preocupación de que "defensores de los derechos humanos, agentes extranjeros, traidores de los valores tradicionales" y personas contrarias a los esfuerzos bélicos del país pudieran ser culpados de que Rusia perdiera la guerra de Ucrania.

Coming Out ofrece apoyo psicológico y jurídico gratuito a los rusos queer y sus familiares, y trabaja, entre otras cosas, para compartir información y recursos.

Voronov afirma que el número de solicitudes de apoyo psicológico y jurídico que recibieron a finales de 2022 se había multiplicado hasta por tres en comparación con el año anterior.

Los homosexuales en Rusia "nunca saben en qué dirección evolucionarán las cosas en el futuro", afirma, pero cada vez hay "menos esperanzas" de que los cambios sean positivos.

Rusia despenalizó la homosexualidad en 1993. Las uniones entre personas del mismo sexo nunca han estado permitidas, pero en 2020 se modificó la Constitución para explicitarlo, acción declarada una violación de los derechos humanos por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

A photo of LGBTQ+ activists holding placards taking part in a May Day rally in Saint Petersburg, Russia to protest against anti-LGBTQ+ legislation including a 'gay propaganda' ban

Muchos temen que el Kremlin pueda hacer retroceder aún más los derechos de las personas LGBTQ+: Putin ha dicho anteriormente que Rusia debe "limpiarse" de identidades LGBTQ+ y ha atacado a Estados Unidos y a la OTAN por "imponer perversiones a los niños".

"Vemos que las autoridades rusas miran más a Oriente que a Occidente", afirma Voronov, señalando que muchos países de Asia siguen prohibiendo las relaciones entre personas del mismo sexo.

"Siempre existe el temor de que Rusia pueda ir por este camino, y nunca se sabe qué es lo siguiente".

Añade que aún no está claro cómo se aplicará exactamente la ley ampliada de "propaganda LGBTQ+", ya que no establece en detalle lo que el gobierno considera "propaganda".

Voronov afirma que, en medio de la incertidumbre, la gente ya está empezando a autocensurarse. En noviembre, Acceptance -un centro de apoyo para rusos LGBTQ+ en la ciudad meridional de Kazán- anunció en las redes sociales que dejaría de funcionar a la luz de la "nueva ley sobre la prohibición total de la propaganda LGBT".

"Ya hemos visto que las librerías han dejado de vender literatura con personajes queer, y la ley aún no se ha aplicado", añade.

"En un futuro próximo, veremos una disminución significativa de la representación de las personas LGBTQ+ en la cultura, problemas de acceso a la información y cada vez más estrés en la vida cotidiana".

Voronov y Coming Out se centran en proporcionar esa representación, independientemente de lo que diga Putin.

"El gobierno nos culpa de hacer propaganda", dice. "Gracias por la idea. Eso es lo que haremos".

ÂżY tĂş que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas