barra head

El Orgullo de Budapest se celebrará para luchar contra las leyes anti-LGTB de Hungría

ALGUNAS CELEBRACIONES DEL ORGULLO NO VAN A PODER REALIZARSE POR EL COVID

Orgullo Budapest

Por segundo año consecutivo, Covid ha conseguido lo que muchos creían imposible: atenuar las celebraciones del Orgullo. De Berlín a Brighton, de Toronto a San Francisco, los desfiles se han cancelado o puesto en línea, las carrozas se han olvidado y las fiestas se han cambiado por actos más tranquilos y a menudo más reflexivos.

Pero en Budapest, donde los activistas LGBTQ+ están inmersos en una lucha casi existencial contra el gobierno derechista de Viktor Orbán, había demasiado en juego para que el Orgullo pasara a un segundo plano.

Incluso antes de que el Parlamento húngaro aprobara esta semana una legislación que los críticos comparan con la ley rusa de "propaganda gay", la comunidad había empezado a planear un desfile masivo en el centro de la capital el mes que viene, que serviría tanto de advertencia a Orbán como de fuerte muestra de solidaridad.

"Pensamos que era muy importante mostrar a las personas LGBT que no están solas, que no están abandonadas, que hay mucha gente que las defiende. Y ahora es aún más importante mostrarlo", dijo Viktória Radványi, del Orgullo de Budapest.

"Estamos planeando mostrar a toda la gente que tiene miedo y ansiedad y que piensa que no puede ser feliz porque este gobierno está aplastando los derechos humanos y la libertad de expresión y la libertad de los medios de comunicación, que hay esperanza, y que hay mucha gente que está cada vez más organizada".

Las medidas aprobadas por el parlamento húngaro esta semana ilegalizan la información que el gobierno considera que promueve la homosexualidad o el cambio de género para los menores de 18 años. Significa, por ejemplo, que los homosexuales no aparecerán en los materiales educativos de las escuelas, los programas de televisión para menores de 18 años o los anuncios si se considera que están dirigidos a ese grupo de edad.

El gobierno afirma que las medidas tienen como objetivo ayudar a los niños a evitar cualquier cosa "que pueda... confundir sus valores morales en desarrollo o su imagen de sí mismos o del mundo". Los grupos de derechos humanos han contraatacado, argumentando que la ley corre el riesgo de provocar una crisis de salud mental en los jóvenes a los que pretende proteger.

Radványi dijo que la organización del Orgullo de Budapest ya había empezado a ver ese impacto. "Es desgarrador", dijo. "Los adolescentes nos envían mensajes de texto diciendo que se despiertan llorando al no poder hacer frente a esta ley... No pueden imaginar cómo pueden seguir viviendo una vida plena y relativamente feliz en Hungría".

En comparación con otros países del antiguo bloque oriental, Hungría era relativamente progresista en materia de derechos LGBTQ+ hasta que Orbán y su partido de derechas Fidesz llegaron al poder en 2010. Desde entonces, y en particular en el último año, las cosas han empeorado constantemente.

En mayo de 2020, el Parlamento aprobó un proyecto de ley que ponía fin al reconocimiento legal de las personas trans, eliminando las disposiciones anteriores por las que las personas podían modificar su género y su nombre en los documentos oficiales. Luego, en noviembre, el gobierno señaló su intención de cambiar la constitución en defensa de los llamados "valores cristianos", garantizando de hecho que solo las parejas casadas heterosexuales puedan adoptar niños.

Y entonces llegó la última ley, que los activistas temen que pueda conducir a un aumento de la hostilidad hacia las personas LGBTQ+ similar al que ya se ha visto en Rusia, que aprobó su propia y famosa "ley de propaganda" en 2013.

Crece el temor de que las personas LGBTQ+ hayan sustituido a los refugiados y a los inmigrantes como el chivo expiatorio favorito del gobierno a medida que se acercan las elecciones del próximo año. "Necesitan dar algo a su base de votantes", dijo Radványi.

Al igual que muchos, también sospecha que la legislación pretende en parte distraer la atención del desastre del Covid en Hungría. Hasta hace poco, el país tenía el mayor número de muertes por Covid-19 per cápita, con unas 300 por cada 100.000 personas, según datos de Johns Hopkins.

"Una de las razones por las que iniciaron esta legislación anti-LGBTQ en medio de la primera ola, la segunda ola y ahora, es para desviar la atención de los votantes del hecho de que la gente está muriendo innecesariamente porque no tenemos suficientes médicos y enfermeras", dijo.

Hungría aprueba una ley que prohíbe los contenidos LGBT en las escuelas o en la televisión infantil Leer más

A pesar de este sombrío panorama, Hungría ha conseguido vacunar completamente a más del 40% de la población, por lo que los organizadores del Orgullo de Budapest se sienten capaces de llevar a cabo una marcha por el centro de la capital el 24 de julio. Se trata de la culminación de una serie de actos de un mes de duración que comenzaron el 25 de junio.

Radványi afirmó que, por muy sombrío que parezca el futuro, aún hay motivos para la esperanza. Señaló una reciente encuesta de Ipsos, según la cual más del 60% de los húngaros cree que los padres del mismo sexo tienen "las mismas posibilidades que los demás padres" de educar bien a sus hijos.

"Una mayoría: nunca esperábamos ese resultado después de dos años de campaña contra el odio", dijo. "Nuestra experiencia personal era la misma y ahora este sondeo... lo ha confirmado: que el pueblo húngaro no es tan odioso y es mucho menos homófobo que el gobierno".

1 Comentarios

Javier Valladolid Antoranz

June 20, 2021, 11:44 a.m.

¡Ojalá prospere la lucha y tumben esas leyes LGTB+fobas de una vez!

¿Y tú que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas