barra head

La vacuna contra el VIH de Johnson & Johnson fracasa en los ensayos clĂ­nicos

UN DURO GOLPE PARA LA COMUNIDAD LGTB+

La vacuna contra el VIH de Johnson & Johnson fracasa en los ensayos clínicos en un devastador revés

Una vacuna experimental contra el VIH desarrollada por Johnson & Johnson ha fracasado en la fase de ensayo clínico en un devastador revés para la investigación sobre el VIH y el sida.

Un estudio en fase intermedia llamado Imbokodo descubrió que la eficacia de la vacuna para prevenir la transmisión del VIH era de sólo el 25,2%, según informaron los Institutos Nacionales de Salud en un comunicado de prensa.

El estudio Imbokodo concluyó finalmente que la vacuna experimental no proporcionaba una protección adecuada contra la transmisión del VIH.

En el estudio de prueba de concepto de fase 2b participaron 2.637 mujeres de entre 18 y 35 años en cinco países africanos, donde las mujeres jóvenes representan el 60% de los nuevos casos de VIH.

Aunque la vacuna resultó ser segura, sin efectos adversos graves, también produjo una baja respuesta inmunitaria en los participantes del estudio.

A las mujeres que participaron en el ensayo clínico se les asignó aleatoriamente un placebo o la versión real de la vacuna cuando el estudio comenzó en noviembre de 2017. Los investigadores descubrieron que 63 mujeres que recibieron el placebo y 51 que recibieron la vacuna contrajeron el VIH.

A las personas que participaron en el estudio se les ofreció la profilaxis previa a la exposición (PrEP) para ayudarles a evitar que contrajeran el virus, y a las que posteriormente dieron positivo en las pruebas del virus se les administraron medicamentos antirretrovirales.

Los investigadores seguirán analizando los resultados del estudio Imbokodo, mientras que Johnson & Johnson señaló que sigue estudiando los efectos de otra vacuna experimental contra el VIH en un grupo de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas trans.

Anthony Fauci dice que el desarrollo de una vacuna contra el VIH es un "desafío científico formidable

"El desarrollo de una vacuna segura y eficaz para prevenir la infección por el VIH ha demostrado ser un reto científico formidable", dijo Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID).

"Aunque ciertamente no es el resultado del estudio que esperábamos, debemos aplicar los conocimientos aprendidos en el ensayo Imbokodo y continuar nuestros esfuerzos para encontrar una vacuna que sea protectora contra el VIH".

El hecho de que la vacuna no haya superado la fase de ensayo clínico no es más que el último revés en la batalla mundial para eliminar el VIH y el sida. El virus que causa el sida se detectó por primera vez a principios de la década de 1980. Desde entonces, se calcula que 35 millones de personas han muerto por enfermedades relacionadas con el sida.

La medicación antirretroviral, que entró en funcionamiento a finales de la década de 1990, significa que las personas con VIH pueden ahora vivir una vida larga, sana y feliz. La medicación reduce la carga viral de una persona a niveles indetectables, lo que significa que no puede transmitir el virus.

Sin embargo, la desigualdad global y el estigma del VIH hacen que no todo el mundo pueda acceder a la medicación antirretroviral. El resultado es que cada año sigue muriendo un gran número de personas por enfermedades relacionadas con el sida, y ONUSIDA calcula que solo en 2020 morirán unas 680.000 personas.

Se cree que el VIH y el sida sólo podrán erradicarse por completo si se dispone de una vacuna eficaz, pero hasta ahora la investigación médica no ha conseguido producirla. Innumerables vacunas contra el VIH han fracasado en las fases de ensayo clínico en las décadas transcurridas desde que los expertos médicos identificaron por primera vez el virus.

Moderna, la empresa que desarrolló una de las vacunas más eficaces para prevenir el COVID-19, lanzó en agosto un ensayo clínico sobre una vacuna experimental contra el VIH.

La vacuna utiliza la misma tecnología de ARNm empleada en la vacuna COVID-19 de la empresa; sin embargo, no hay garantía de que la vacuna prevenga la transmisión del VIH.

ÂżY tĂş que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas