barra head

Las víctimas LGTB+ del Holocausto Nazi deben ser recordadas

D√ćA DE LA MEMORIA DEL HOLOCAUSTO

Los atroces crímenes de los nazis contra miles de personas queer no deben olvidarse nunca, jamás

Con motivo del Día de la Memoria del Holocausto, recordamos a las víctimas, LGBT+ y otras, que fueron asesinadas por los nazis.

Los soldados soviéticos que liberaron Auschwitz en este día hace 77 años pensaron inicialmente que el lugar estaba desierto, tal era el silencio generalizado con el que fueron recibidos. No tardaron en descubrir que el campo, que ya había sido abandonado por las fuerzas alemanas, seguía poblado por miles de prisioneros demacrados y hambrientos.

Georgii Elisavetskii fue uno de los primeros soldados del Ejército Rojo que entraron en el campo: "Se abalanzaron hacia nosotros gritando, cayeron de rodillas, besaron las solapas de nuestros abrigos y nos rodearon las piernas con sus brazos", contaría más tarde. Así, tras cinco años de torturas y asesinatos, el mayor centro de exterminio de los nazis fue liberado.

Cada año, el 27 de enero, día en que los prisioneros supervivientes de Auschwitz fueron liberados, el mundo se reúne para conmemorar el Día de la Memoria del Holocausto. Cada año, recordamos a las víctimas que perdieron trágicamente la vida, pero también recordamos a los supervivientes cuyas vidas quedaron permanentemente marcadas por los horrores a los que se enfrentaron.

Hasta 17 millones de personas fueron exterminadas bajo el régimen nazi, entre ellas seis millones de judíos. El Holocausto fue, en esencia, una persecución violenta y a gran escala de los grupos minoritarios, y las personas LGBT+ no estuvieron exentas. Entre 1933 y 1945, se calcula que 100.000 hombres fueron arrestados por homosexualidad en la Alemania nazi. Unos 50.000 fueron condenados por sus "crímenes" y se calcula que entre 5.000 y 15.000 hombres homosexuales fueron enviados a campos de concentración.

Los atroces crímenes de los nazis contra miles de personas queer no deben olvidarse nunca, jamás

El sociólogo Rüdiger Lautmann ha calculado que hasta el 60% de los hombres homosexuales encarcelados en campos de concentración murieron durante su reclusión. Pero estas cifras sólo tienen en cuenta a los que fueron perseguidos directamente por su sexualidad. Entre los millones de personas asesinadas en el Holocausto, hubo sin duda muchas más personas LGBT+ que mantuvieron su identidad sexual y de género en secreto mientras iban a la muerte.

El mundo actual es un lugar muy diferente, pero la amenaza de la violencia nunca está demasiado lejos para los grupos minoritarios. Los delitos de odio homófobo se han triplicado y los delitos de odio transfóbico se han cuadruplicado sólo en los últimos seis años. Los delitos de odio motivados por la religión también van en aumento, y el antisemitismo sigue siendo omnipresente. En 2021, la organización benéfica Community Security Trust (CST) registró el mayor número de incidentes antisemitas en un período de un mes desde que se iniciaron los registros en 1984 en el Reino Unido.

Una tendencia similar se observó en los Estados Unidos, donde la Liga Antidifamación vio un aumento de los incidentes antisemitas. El número de ataques en línea fue especialmente preocupante: la organización registró más de 17.000 tuits publicados con la frase "Hitler tenía razón" entre el 7 y el 14 de mayo de 2021.

Estas cifras nos recuerdan que, aunque el Holocausto forma parte de nuestra historia, el odio persistente hacia cualquiera que sea visto como diferente siempre está dispuesto a sacar la cabeza.

Día de la Memoria del Holocausto: Los nazis empezaron a atacar inmediatamente a los grupos minoritarios cuando tomaron el poder en 1933

Cuando Adolf Hitler y su Partido Nazi tomaron el poder en Alemania en julio de 1933, la dictadura pasó a perseguir y asesinar a grupos minoritarios, como los judíos, las personas LGBT+, el pueblo romaní y los presos políticos.

A partir de 1933, los nazis construyeron una red de campos de concentración en toda Alemania, donde se detenía a los grupos "indeseables", incluidos los judíos y los hombres homosexuales. En los campos de concentración, los uniformes de esos "indeseables" solían estar marcados para que los oficiales supieran con qué tipo de persona estaban tratando.

A muchos homosexuales se les marcaba el uniforme con un triángulo rosa invertido. El símbolo los distinguía como desviados sexuales, y los pedófilos y violadores recibían la misma marca.

Los atroces crímenes de los nazis contra miles de personas queer no deben olvidarse nunca, jamás

Al igual que los demás prisioneros, los que llevaban el triángulo rosa fueron sometidos a una brutalidad que la mayoría de la gente hoy en día no puede ni siquiera empezar a comprender. Los hombres homosexuales fueron sometidos a torturas, incluida la sodomía forzada con madera, y muchos fueron objeto de experimentos. Los nazis también pusieron en práctica una forma de terapia de conversión, por la que se obligaba a los homosexuales a acostarse con esclavas sexuales.

Trazar la historia de otros miembros de la comunidad LGBT+ en el Holocausto es más difícil, ya que no tenían sus propias categorías. A veces se obligaba a las lesbianas a llevar un triángulo negro para denotar que eran "asociales", según Benno Gammerl, profesor de Historia Queer en Goldsmiths, Universidad de Londres.

No había solidaridad para los presos homosexuales; pertenecían a la casta más baja.

Mientras tanto, las personas trans fueron generalmente agrupadas en la misma categoría que los homosexuales bajo el régimen nazi, lo que significa que muchos también llevaban el triángulo rosa. Hay pruebas de que las personas trans, al igual que los homosexuales, eran un objetivo específico. El 11 de noviembre de 1933, la administración de la ciudad de Hamburgo pidió al jefe de la policía que "prestara especial atención a los travestis" y los "entregara a los campos de concentración".

El final de la Segunda Guerra Mundial no supuso el fin de la persecución de los hombres homosexuales y bisexuales.

Lamentablemente, cuando los aliados liberaron los campos de concentración, muchos de los homosexuales que estaban encarcelados no fueron liberados. En su lugar, fueron trasladados a prisiones, entonces bajo el control de las fuerzas aliadas. La actividad sexual entre hombres del mismo sexo siguió siendo ilegal en Alemania Oriental y Occidental hasta 1968 y 1969 respectivamente.

Debido a que la homosexualidad todavía se consideraba un tema tabú durante varias décadas después del final del Holocausto, existen pocos relatos en primera persona de supervivientes queer. Uno de los relatos, el de Pierre Seel, que sobrevivió al campo de concentración de Schirmeck-Vorbrück, cerca de Estrasburgo, recuerda el trauma de ver cómo su amante de 18 años era despojado por los guardias de las SS y mutilado hasta la muerte por perros pastores alemanes. Seel murió en 2005.

"No había solidaridad para los prisioneros homosexuales; pertenecían a la casta más baja", escribió Seel en su libro de 1995 Yo, Pierre Seel, homosexual deportado: A Memoir of Nazi Terror.

El triángulo rosa ha sido reivindicado por los activistas LGBT+ como símbolo de liberación y recuerdo del pasado

Aunque el triángulo rosa se originó como símbolo de desviación sexual, desde entonces ha sido reclamado como un poderoso símbolo por las personas LGBT+ de todo el mundo. En la década de 1970, con el inicio del movimiento moderno de liberación gay, los activistas tomaron el triángulo rosa invertido y lo dieron la vuelta para utilizarlo como signo de su propia diferencia, y de la necesidad de que esa diferencia fuera aceptada, acogida y comprendida.

Los atroces crímenes de los nazis contra miles de personas queer no deben olvidarse nunca, jamás

En 1972 se publicó la primera autobiografía de un superviviente gay de un campo de concentración. The Men with the Pink Triangle (Los hombres del triángulo rosa) contaba la historia de Josef Kohout y sacaba a la luz el trato, en gran medida no contado, que recibieron los homosexuales en el Holocausto. Al año siguiente, la primera organización de derechos de los homosexuales de Alemania, Homosexuelle Aktion Westberlin (HAW), reivindicó el triángulo rosa como símbolo de liberación.

Uno de los miembros fundadores de la organización, Peter Hedenström, dijo en 2014 que el símbolo "representaba un trozo de nuestra historia alemana que aún debía ser tratado."

El triángulo rosa se utilizó de nuevo en un cartel de 1986, cuando la epidemia de sida se apoderó de la población, en el que se leía: "Silencio = Muerte". El cartel fue adoptado posteriormente por la organización contra el sida ACT UP.

Hoy, el triángulo rosa es un recordatorio oportuno de que nunca debemos olvidar los horrores que se infligieron a los grupos minoritarios durante el Holocausto. En un momento en el que los crímenes de odio aumentan en todo el mundo, este recordatorio nunca ha sido tan importante.

¬ŅY t√ļ que opinas?

Nombre:

Categorías:

Noticias relacionadas