barra head

Los trabajadores de Disney se declaran en huelga

LA COMPA√Ď√ćA ENV√ćA MENSAJES CONTRADICTORIOS CON RESPECTO A LOS DERECHOS LGTB+

Aunque sólo un pequeño porcentaje de los trabajadores de Walt Disney Co participó en un paro el martes, los organizadores sintieron que habían ganado una victoria moral, ya que la empresa emitió una declaración denunciando la legislación anti-LGBTQ+ que provocó la indignación de los empleados.

A lo largo del día, grupos de empleados organizaron manifestaciones en varios lugares de Estados Unidos, incluidos los alrededores de Walt Disney World y Walt Disney Studios de Orlando. Según un funcionario de Disney, hasta el mediodía del martes no se había interrumpido ninguna operación.

El pasado mes de octubre, Disney empleaba a 190.000 trabajadores, de los cuales aproximadamente tres cuartas partes trabajaban en su división de parques temáticos.

El debate obligó a la empresa a equilibrar las expectativas de una plantilla diversa y las exigencias de un mercado cada vez más polarizado y politizado.

Por un lado, están los defensores del colectivo LGBTQ y los empleados de Disney que han convocado el paro en protesta por la lenta respuesta del director general Bob Chapek a la hora de criticar públicamente la legislación de Florida, que los opositores han bautizado como el proyecto de ley "no digas gay". La legislación a la espera de la firma del gobernador prohíbe la instrucción sobre la orientación sexual o la identidad de género en el jardín de infancia hasta el tercer grado.

En el otro están políticos como Ron DeSantis, el gobernador republicano, que acusa al conglomerado del entretenimiento de plegarse a la cultura de la cancelación tras la decisión de Disney de suspender temporalmente las contribuciones políticas en el estado. DeSantis, que ha virado hacia la base republicana en cuestiones de guerra cultural, es visto como un aspirante a la presidencia en 2024.

Los líderes sindicales de las decenas de miles de trabajadores sindicalizados de los parques temáticos de Disney en Florida y California dijeron que no veían ningún impulso de huelga entre sus miembros, y les aconsejaron que no lo hicieran porque desafiaría las obligaciones contractuales. Los organizadores dijeron que esperaban cierta participación de los trabajadores de producción, marketing, informática y otros empleos no sindicalizados.

"¡No quiero restar importancia a los esfuerzos de nadie, si alguien cree que lo que está haciendo es la forma correcta de causar un impacto", dijo Eric Clinton, presidente de Unite Here! Local 362, que representa a los conserjes, amas de llaves y otros trabajadores del parque temático de Walt Disney World. "No somos parte de eso. Violaría nuestro contrato si los miembros de nuestro sindicato participaran, aunque nos preocupa el tema, por supuesto."

Evan Power, presidente del partido republicano del condado de León, dijo que cree que una minoría estridente de empleados de Disney está impulsando el tema, y que DeSantis tiene más que ganar si se pone del lado de los padres que quieren más control sobre la educación y las "conversaciones sexuales" en los primeros grados de la escuela.

Los trabajadores que participaron en la huelga tenían previsto reunirse en lugares de Orlando, Nueva York y Anaheim y Burbank (California), donde la empresa tiene su sede.

Media docena de trabajadores de Disney se reunieron el martes por la mañana en un centro LGBTQ+ cerca del centro de Orlando para escribir cartas de apoyo a los estudiantes queer. "Eres increíble. You Matter and We Care" y "It Gets Better", decían las cartas, junto a un dibujo de un arco iris.

"Somos creadores, y sentimos que podíamos ser creativos y productivos y escribir cartas de aliento a los jóvenes LGBTQ", dijo Gabe, un gerente de desarrollo de productos de Walt Disney World que no quiso que se usara su apellido por temor a que se invadiera su privacidad.

En una publicación en Facebook el martes, Disney escribió que la compañía se opone a "cualquier legislación que infrinja los derechos humanos básicos" y se solidariza con los empleados LGBTQ+ "que hacen oír su voz hoy y todos los días".

Disney, cuyas películas y propiedades han formado a generaciones de niños de todo el mundo, se ha pronunciado en varias ocasiones en los últimos años sobre situaciones sociales y políticas controvertidas.

Fue una de las empresas estadounidenses que en enero de 2021 dijo que suspendería las donaciones políticas a los legisladores que votaran en contra de certificar la victoria electoral de Joe Biden. También se pronunció pronto contra un proyecto de ley antigay de 2016 en Georgia, amenazando con retirar sus negocios del estado, que se ha convertido en uno de los favoritos de los estudios de cine y televisión. La ley fue vetada por el entonces gobernador de Georgia.

Esta vez, Chapek, que se convirtió en director general en 2020, ha atraído las críticas por hablar sobre el proyecto de ley de identidad de género solo después de que se aprobara en la legislatura de Florida.

Los legisladores republicanos que impulsan la legislación de Florida han argumentado que son los padres, y no los profesores, quienes deben hablar con sus hijos sobre cuestiones de género durante sus primeros años de formación. La legislación atrajo el escrutinio de Biden, que la calificó de "odiosa", así como de otros demócratas que argumentan que demoniza a las personas LGBTQ+. Se ha enviado a DeSantis, que se espera que lo firme como ley.

Chapek se ha disculpado por no haberse manifestado más enérgica y públicamente contra el proyecto de ley, diciendo que los funcionarios de Disney trabajaron entre bastidores para detenerlo. Chapek también anunció una pausa en las donaciones políticas en Florida y el apoyo a los grupos de defensa que luchan contra una legislación similar en otros estados, reiterando estos puntos durante un debate en la empresa el lunes.

Fuera de la propiedad de Walt Disney World, el empleado de Disney Nicholas Maldonado fue un manifestante solitario el martes, llevando una bandera del arco iris y sosteniendo un cartel que decía: "Los derechos trans son derechos humanos" y "#DisneyDoBetter".

"¿Dónde estaba Chapek cuando se presentó el proyecto de ley?", dijo Maldonado, que tenía un día libre en su trabajo de merchandising en una tienda de Disney en Orlando y, aunque decepcionado con la respuesta inicial de Chapek, dijo que sentía que los líderes de Disney estaban empezando a escuchar las preocupaciones de los trabajadores de la empresa. "Lo que pienso es que es completamente vergonzoso y molesto para los miembros del reparto".

Disney ha sido durante mucho tiempo influyente en la política de Florida, tendiendo a apoyar a los republicanos que han estado en el control de Tallahassee, la capital del estado, durante dos décadas, pero también siendo más abierto en cuestiones sociales, dijo Patricia Campos-Medina, codirectora del Instituto del Trabajador de la Universidad de Cornell. "Por eso la gente se sintió sorprendida de que quisieran quedarse callados en este tema", dijo.

Los organizadores del paro sostienen que no basta con retener las contribuciones políticas.

Un grupo que convoca el paro dice en su sitio web que, hasta que se derogue la legislación, los dirigentes de Disney deben detener las inversiones en Florida, incluida la reubicación de 2.000 puestos de trabajo, en su mayoría profesionales, de su sede en California a Orlando. También dicen que Disney necesita desarrollar una marca LGBTQ+ similar al Colectivo Onyx, una iniciativa destinada a desarrollar contenidos por y para personas de color.

Power, el funcionario del GOP de Tallahassee, dijo que confía en que Disney y los republicanos de Florida superarán este punto álgido y restaurarán su relación.

"Es bueno que nos opongamos, porque el propósito de una empresa que cotiza en bolsa no es impulsar una agenda", dijo Power. "La gente de Disney sabe que tiene que trabajar con la Legislatura y el gobernador, y volverán a entrar en razón".

¬ŅY t√ļ que opinas?

Nombre:

Noticias relacionadas